ambiente.us

Lesbian elected mayor of Colombian capital

by Michael C Lavers

A Colombian senator on Sunday became the first lesbian and
first woman elected mayor of her country’s capital city.

Colombian media reports indicate Sen. Claudia López, who ran
on the leftist Green and Alternative Democratic Pole party ticket,
won with slightly more than 35 percent of the vote. The Associated
Press reported López is the first openly lesbian woman elected
mayor of a Latin American capital city.

“Thank you to all the teachers, mentors, bosses, colleagues,
classmates, friends and citizens who taught, loved and supported
me to reach this day in my life,” said López in a video with her
supporters that she posted to her Twitter account.

“Thank you to my city and its extraordinary citizenry for your trust
and giving me this opportunity,” she added.

López, 49, was elected to the
Colombian Senate in 2014.
She later became a candidate to
succeed then-President Juan Manuel
Santos who left office in 2018.

López’s partner is Colombian Sen. Angélica Lozano, an openly
bisexual woman who in 2018 became the first openly LGBTQ
person elected to the country’s Senate. López was not out when
she was elected to the Colombian Senate.

Caribe Afirmativo, a Colombian LGBTQ advocacy group, tweeted
a picture of the couple kissing each other after López won.

“Equality is unstoppable, because love transforms realities,”
tweeted Caribe Afirmativo. “We congratulate Bogotá Mayor
Claudia López and her partner, Sen. Angélica Lozano. Both
have shown a great commitment to rights and peace, doing
politics in a decent way.”

López succeeds Enrique Peñalosa of the right-wing Radical Change party.

López was among those running in local and regional elections that took place across Colombia on Sunday. Other candidates included
Marco Andrés Jaramillo, who ran for the Medellín City Council.



___________________



Bogotá elige a su primera alcaldesa, una lesbiana símbolo anticorrupción

por Hector Velasco y Juan Zarama

Bogotá eligió este domingo a su primera alcaldesa, la
centroizquierdista Claudia López, homosexual y figura
anticorrupción, en el marco de los comicios locales más
pacíficos que se han disputado en años en Colombia.

“Cambiamos la historia! (…) Ganamos la Alcaldía Mayor de
Bogotá”, proclamó la dirigente opositora, de 49 años, tras el
escrutinio que señaló su apretada victoria en la capital
colombiana.

López, aspirante por una coalición del Partido Verde y el Polo
Democrático de izquierda, se impuso con el 35.23 por ciento
de los apoyos contra el 32.47 por ciento del liberal Carlos
Fernando Galán, quien reconoció su derrota con el 99.41 por
ciento de los votos escrutados por la Registraduría Nacional.

Su victoria abre una nueva página en un país donde
históricamente han gobernado hombres de las élites
conservadora y liberal.

López, que asumirá el 1 de enero, se pondrá al frente de una
capital de 7.2 millones de habitantes agobiada por problemas
de movilidad y una alta percepción de inseguridad.

Conocida por su carácter explosivo y su disciplina, la mandataria
electa impulsó sin éxito, en 2018, una consulta popular contra la
corrupción en la política.

Como investigadora académica, investigó el llamado fenómeno
de la parapolítica: la alianza de líderes públicos con los
sanguinarios grupos de ultraderecha, lo que le costó el exilio.

También es conocida por su vehemente oposición a la derecha
que gobierna Colombia desde hace poco más de un año con
Iván Duque a la cabeza.


“Ser mujer no es un defecto, ser una mujer de carácter, firme (…) no es un
defecto. Ser gay no es un defecto, ser hija de una familia humilde no es un
defecto”, había dicho en una entrevista la semana pasada.


INUSUAL PROCESO PACÍFICO
López fue elegida en uno de los procesos más pacíficos en años en Colombia, pese a los episodios de violencia que empañaron la
campaña.

“Han sido las elecciones territoriales más pacíficas de los últimos años”, dijo Juan Carlos Galindo, jefe de la Registraduría, jefe del
organismo encargado de organizar las votaciones.

Los colombianos —según Galindo— prácticamente pudieron votar en todos los puestos habilitados, en los primeros comicios locales
que se organizan desde el acuerdo de paz en 2016 con la ya disuelta guerrilla FARC.

El proceso revestía especial complejidad por el alto número de candidatos y las amenazas de seguridad en algunos territorios donde
operan grupos armados financiados por el narcotráfico o la minería ilegal, luego del desarme de la exguerrilla FARC.

El ahora partido de izquierda compite por segunda vez en democracia desde que depuso la lucha armada de más de medio siglo, a lo
largo del cual saboteó elecciones con violencia.

Aun sin la amenaza de la antigua guerrilla, en los últimos tres meses siete candidatos fueron asesinados, 88 recibieron amenazas, 12
han sufrido atentados y uno fue secuestrado, según la independiente Misión de Observación Electoral (MOE).

El organismo “registra con satisfacción que no se han presentado hasta el momento hechos de orden público relacionados con grupos
armados ilegales que perturben de manera determinante las elecciones”.

Unos 36 millones de colombianos estaban convocados para elegir 32 gobernadores, poco más de 1,100 alcaldes y miles de diputados
departamentales, concejales y ediles.

Además de la violencia, la corrupción -expresada en la falta de transparencia en la financiación de las campañas, la compra de votos o
la interferencia indebida de funcionarios- era apuntada por los analistas como una de las manchas de estos comicios.

En esta jornada las coaliciones se impusieron sobre los desprestigiados partidos tradicionales.

FARC MIDE SU FUERZA
Surgida del acuerdo de paz, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) se midió por segunda vez en unas elecciones tras
su magro debut en las legislativas de 2018, en las que apenas obtuvo el 0.27 por ciento de apoyos.

El partido de la exguerrilla postuló a 308 candidatos, la mayoría para concejos locales y solo 18 para alcaldías.

Los antiguos rebeldes enfrentan un difícil proceso de reincorporación social y económico marcado por denuncias de retrasos e
incumplimientos oficiales, pero sobre todo ensombrecido por el asesinato de 168 excombatientes.

El jueves cayó muerto a tiros el líder Alexander Parra, esposo de una candidata al concejo del municipio de Mesetas (centro), dentro de
una de las zonas protegidas por el Estado y donde se agrupan exguerrilleros que están en vías de reinserción.

Copyright 2019 © washingtonblade.com, AFP  & AMBIENTE MAGAZINE.  
Do not reproduce without
citing this source
Gracias|Thank
You                    Celebrating 6
Years of
.


LGBT
Latino|Hispanic
Civil Right
s
unitycoalition.org
.





AMBIENTE
ONLINE STORE
Gracias|Thank You                    
NOVEMBER | 2019