ambiente.us

BUD SEX | sexo entre hombres que NO son homosexuales sólo por placer
by Kelvin Loral        

Los miembros de este colectivo no buscan amistad, ni cariño esporádico, ni entablar conversaciones… sólo saciar el apetito sexual






































¿Se pueden mantener relaciones homosexuales sin ser gay o bisexual? Aunque muchos lo consideren imposible, entendiendo la
homosexualidad tal y como es definida por la Real Academia de la Lengua Española (RAE), es decir, como la “inclinación erótica hacia
individuos del mismo sexo”, hay quien sostiene que ni mucho menos lo es.

Esto es lo que reivindica un colectivo, apoyado por la ciencia. Un estudio
elaborado por la Universidad de Oregon (Estados Unidos), ha analizado el
comportamiento sexual de un grupo de hombres de raza blanca afincados en
algunos de los estados más conservadores del país. Los sujetos estudiados
se declaraban abiertamente heterosexuales -en muchos casos casados y con
hijos- admitiendo al mismo tiempo mantener aproximaciones sexuales
esporádicas con otros varones con el único fin de satisfacer así sus instintos
más primarios.

Es tras esta investigación cuando se ha acuñado el término Bud Sex (en español, sexo entre colegas). El doctor Silva, al frente de la
publicación, explica que, en estos actos sexuales, “los participantes lo interpretan como una ayuda en secreto a un amigo”. Además de
en ambientes rurales, el otro entorno donde se suelen dar este tipo de prácticas es en las cárceles.

Lejos de lo que pueda parecer, y a pesar de alternar a lo largo de su vida encuentros heterosexuales rutinarios con sus parejas con el
Bud Sex, aquellos hombres que lo practican no suelen sufrir ninguna crisis de identidad sexual a lo largo de su vida debido a cinco
factores que, para ellos, les diferencian claramente de los puramente homosexuales y que se también recogían en el citado estudio:


Ven el Bud sex como un entretenimiento, una diversión o un pasatiempo. Los asistentes a estos encuentros no buscan relación
personal alguna con la otra parte, ni cariño esporádico, ni una persona con la que compartir una charla de bar.


Relacionado con el primero, el segundo punto aboga porque en sus gélidos encuentros no hay más deseo que el de saciar el apetito
sexual evitando besos, gestos cariñosos y hasta mirarse a los ojos, alejándose de cualquier posible connotación emocional.


Aún formando parte de sus vidas, estos acercamientos no se producen con una regularidad meridianamente pautada. No tienen por
qué ser diarios, ni semanales, si no cuando vuelve el deseo irrefrenable de volver a practicarlo e independientemente de quién sea
la pareja de baile.


Muchas de estas relaciones se desencadenan justo después de una fuerte discusión con sus parejas o cuando los implicados se
encuentran bajo los efectos del alcohol y otras drogas.


Hace referencia al intercambio económico que se produce en muchos de los Bud Sex meetings subrayando la ausencia de
cualquier ápice de romanticismo en este tipo de desahogos ocasionales. Es un aquí te pillo, aquí te mato, sin cruce de palabras ni
miradas.

Otra publicación, en este caso realizada por Jane Ward, profesora de la Universidad de California, ahonda en la realidad de este
colectivo asegurando que sus miembros, a pesar de mantener sexo con otros hombres, “rechazan fuertemente los comportamientos
gays”, poniendo el acento en lo prosaico de estos desahogos sexuales, cosificándolos y calificándolos en muchos casos como
simples “juegos”. En estas quedadas no hay sitio para buddies mínimamente afeminados.

Unas tesis que, para muchos, no hacen más que confirmar su obsesión por diferenciar sus juegos sexuales de las relaciones
homosexuales tradicionales. Algo que les ha valido el calificativo de homosexuales homófobos por parte de miembros de colectivos
como el LGTB, quienes creen encontrar en las arraigadas tradiciones socioculturales de muchos de los budsexers la raíz del
empecinamiento enfermizo en no asumir su verdadera tendencia sexual. Sin embargo, otros como los queer ven en su visibilización
otra muestra más de la “ficticia y arquetípica construcción social de las identidades de género, las identidades sexuales y las distintas
orientaciones sexuales”.

Más psicológica pretende ser la reflexión publicada por la teórica Judith Butler, quien entiende las relaciones sexuales como actos
tremendamente complejos en los que, a menudo, se manifiestan sensaciones como la atracción o la repulsión, llegándose a veces a
dar el caso de que el asco, el deseo y el miedo se entremezclan en un mismo encuentro carnal, pudiendo ser este el caso de muchos
budsexers.

Amparados por muchas de las tesis surgidas a raíz de la revolución sexual de los 60, que aseguraban que las prácticas sexuales no
están ligadas al género ni sujetas a etiquetas, además de estar expuestas a una constante evolución en función de los deseos del ser
humano, los practicantes del Bud Sex lo tienen claro: tener sexo homosexual y no serlo es posible.




Copyright 2017 © elmundo.com & AMBIENTE MAGAZINE.  
Do not reproduce without citing this source.
Gracias|Thank
You                    Celebrating 6
Years of
.


LGBT
Latino|Hispanic
Civil Right
s
unitycoalition.org
.





AMBIENTE
ONLINE STORE
Gracias|Thank You                    
OCTOBER | 2017