ambiente.us

Geandy Pavón, retrato del drama de los cubanos varados en Costa Rica

El artista cubano viajó a la frontera entre Costa Rica y Nicaragua para documentar la tragedia de los cubanos varados
allí. El cuerpo principal de esta serie es en blanco y negro.

El artista tiene intención de convertir la serie en un libro que además de las fotos incluya sus notas y un texto de un especialista que
contextualice la serie

por Natacha Herrera


El artista cubano Geandy Pavón (1974) viajó a la frontera entre Costa Rica y Nicaragua para ponerle rostro al drama de los cubanos que
han estado varados en suelo tico. Pavón, el pintor, exponía sus óleos en la galería neoyorquina Ca’D’Oro Gallery, como parte de la
muestra colectiva Cardinal Points. Y, el fotógrafo, preparaba su exhibición personal de fotografías The Cuban Americans, que inaugurará
en marzo en el Instituto Cervantes de Manhattan.
Pero su urgencia en documentar fotográficamente un hecho histórico en desarrollo lo llevó a abandonar por unos seis días sus
compromisos en Nueva York y viajar a Costa Rica, subliminarmente acompañado –e influido– por un Robert Frank y una Diane Arbus, y su
maestro y gran amigo, el fotógrafo cubano Juan Carlos Alom.





‘Mulata’, 2015. cortesía Geandy Pavón

¿Cómo surge tu proyecto Quo Vadis Cuba? “Desde que
comenzó esta crisis se me ocurrió la idea de viajar hasta
allí para este trabajo. Me hubiera gustado mucho ir a
Costa Rica con la artista y activista Tania Bruguera, pero
yo estaba ocupado con mi exposición de Nueva York. Me
hubiera gustado documentar la visita de Tania y de paso
tomar algunas fotos para mí. En una visita junto al escritor
cubano Enrique del Risco a nuestra amiga la cantante y
actriz María Bacardí comenté la idea y expresé que
buscaba un patrocinador. Lo demás es historia, María se
convirtió en mi cómplice en el proyecto y asumió toda la
producción que requiere una empresa como esta. Dos
semanas más tarde estaba con mis cámaras en Costa
Rica”.

¿Qué tipo de cámara usaste y qué ventaja te reportó
trabajar con la seleccionada? “El equipo con el que viajé
incluía una Hasselblad 500CM de formato mediano (120),
una Canon EOS 1V de 35mm y como cámara auxiliar
llevaba la ya legendaria Nikon FM2 (35mm). Las cámaras
de 35mm me permitieron tomar fotos de situaciones
rápidas y la Hasselblad me sirvió para hacer un tipo de
foto más estudiada.

Toda mi fotografía es analógica; en mi opinión las ventajas de trabajar con película son incontables, pero te digo que por esta vez fue
fundamental. No tenía que mostrarle las fotos a la gente que retrataba, ni me tentaba mirar la pantallita de una cámara digital cada vez que
tomaba un fotograma. Eso parece algo intrascendente, pero no lo es, te permite concentrarte mucho mejor en el trabajo”.
En las fotos de esta serie eliges mayormente el blanco y negro, aunque he visto imágenes en colores. ¿Qué criterio utilizas para una y
otra? “El cuerpo principal de esta serie es en blanco y negro, me pareció que el tema lo requería, no por un sentido patético o
melodramático, sino para lograr cierto clasicismo y atemporalidad en la imagen. Cuando uno trabaja en blanco y negro está trabajando
con una imagen descarnada, con la imagen en su hueso o calavera y para mí su esencia es siempre un Vanitas, una naturaleza muerta.
Por otro lado, es casi inevitable no dejarse seducir por el color, hay imágenes en las que el color es fundamental, elegir cómo debe ser la
foto es una maña que uno va aprendiendo con el tiempo y los errores”.

MANTENER EL EQUILIBRIO FUE DIFÍCIL; EL FOTORREPORTERO DEBE
MANTENER CIERTA DISTANCIA Y UN ARTISTA TIENE LA TENTACIÓN
CONSTANTE DE DARLE MÁS PESO A LA ESTÉTICA. PARA MÍ LO DE LA
DISTANCIA NO TENÍA SENTIDO, YO SOY CUBANO COMO LOS
RETRATADOS, SU DRAMA ES DE ALGUNA MANERA EL MÍO
                                                                                                                                                                                                      - Geandy Pavón, artista







































El primer éxodo que pudo ser documentado fotográficamente de forma extensa y consciente fue el de los balseros de 1994, gracias a la
visión y magnífico trabajo histórico y artístico de Willy Castellanos. ¿Algún proyecto futuro entre ambos sobre un tema tan dramático de la
historia cubana contemporánea? “Conozco el magnífico trabajo de Willy Castellanos, es una referencia obligada para una serie como Quo
Vadis Cuba. Willy y yo hemos retratado el mismo fenómeno en tiempos diferentes, un fenómeno que es desafortunadamente una
constante en la historia reciente de Cuba, el éxodo masivo de cubanos, no importa cuáles sean los peligros o las consecuencias.
Willy fue una de las pocas personas que sabía que yo haría este viaje, hablamos de ello por teléfono. Sería un placer enorme poder ver los
dos trabajos como parte de un mismo proyecto de exposición. Creo que me acabas de regalar una maravillosa idea”.
Le comentabas a Enrique del Risco en una entrevista para Diario de Cuba, la paradoja de que tu fotografía es artística e ibas a Costa Rica,
digamos, como fotorreportero. ¿Cuál de los dos fotógrafos se impuso?

“Trato de estar alerta de mis límites, no soy fotorreportero. Mi formación es la de un artista y creo que ese entrenamiento tuvo un peso
mayor. La fotografía tiene en sí un valor documental y ese aspecto en un trabajo como este es casi inevitable. Mantener el equilibrio fue
difícil; el fotorreportero debe mantener cierta distancia y un artista tiene la tentación constante de darle más peso a la estética. Para mí lo
de la distancia no tenía sentido, yo soy cubano como los retratados, su drama es de alguna manera el mío.
Quo Vadis Cuba se convertirá en un libro en el que aparte de las fotografías se incluirán mis notas y un texto de un especialista que
contextualice la serie. Creo que en un libro, esas dos naturalezas, la artística y la documental, se podrán encontrar y finalmente
entremezclarse”.

EN MEDIO DE LAS TANTAS POSES Y DISCURSOS
METASOFISTICADOS QUE IMPONE EL ARTE ACTUAL, ES UN RESPIRO
DETENERSE A MIRAR Y RETRATAR COSAS QUE HABLAN POR SÍ
SOLAS. SOY DE LOS ARTISTAS QUE CREEN QUE EL ARTE SIRVE
PARA CAMBIAR LAS COSAS Y A LA GENTE, ESTA EXPERIENCIA ME
LO HA CONFIRMADO, PUEDE HABERME HECHO MEJOR ARTISTA,
PORQUE ME HA HECHO QUERER SER MEJOR GENTE
                                                                                                                                                              - Geandy pavón, artista

¿Se convertirá alguna imagen de este proyecto en Costa Rica en un nuevo Némesis? “No,Némesis surgió para un momento específico y
ese momento creo que ya pasó. Además, hay mucha gente haciendo sus versiones de Némesis en muchos lugares del mundo y por
muchas causas diferentes”.

Desde el punto de vista artístico, ¿cómo influyó en ti esta experiencia? “Me ha permitido desarrollar una obra cuya materia prima es
esencialmente la vida. En medio de las tantas poses y discursos metasofisticados que impone el arte actual, es un respiro detenerse a
mirar y retratar cosas que hablan por sí solas. Soy de los artistas que creen que el arte sirve para cambiar las cosas y a la gente, esta
experiencia me lo ha confirmado, puede haberme hecho mejor artista, porque me ha hecho querer ser mejor gente”.

Y desde el punto de vista humano, ¿qué huella te ha dejado esta experiencia de convivir con cubanos en medio de una situación
dramática? “Es duro ver a seres humanos en una situación así, pero se agrava cuando provienen de tu misma tribu. Hay una conexión
extraña y visceral, casi inexplicable y metafísica. No hay un rostro de esos refugiados en el que no haya visto la posibilidad de un destino
común, yo pude ser ellos, eso para mí es la clave de cualquier sentimiento de compasión, al menos tratar de sentir como el otro siente”.
¿Qué opinas de la actitud indolente del gobierno de Cuba ante una crisis migratoria en terceros países por parte de cubanos y el
abandono total a los ciudadanos que dicen representar? “El acto de gobernar incluye unas dinámicas y complejas fuerzas y equilibrios
más allá del mandar y el obedecer, el régimen cubano sin embargo se aferra a la forma menos sofisticada y por tanto más inhumana del
arte de gobernar, esa que se basa únicamente en la relación entre el ranchero y el esclavo. Para el régimen de La Habana no representa
un problema abandonar a sus nacionales, por la sencilla razón de que nunca ha tratado a los cubanos como a ciudadanos, ni mucho
menos pretenden representarlos, sobre todo si estos deciden abandonar o huir del país. De aquella república soñada por José Martí, los
cubanos de la isla sólo han alcanzado la condición de res, nunca la dimensión de lo público, porque en Cuba el gobierno no es cosa
pública, no es cosa de todos, sino de algunos. Eso tiene nombre, se llama tiranía”.







































Read more here:
http://www.elnuevoherald.com/vivir-mejor/artes-letras/article55814100.html#storylink=cpy










































Copyright 2016 © El Nuevo Herald & AMBIENTE MAGAZINE.  
Do not reproduce without citing this source.
Gracias|Thank
You                    Celebrating 6
Years of
.


LGBT
Latino|Hispanic
Civil Right
s
unitycoalition.org
.





AMBIENTE
ONLINE STORE
.
Share the Love
of all committed
relationships
couplesforequality.org
Gracias|Thank You                    Celebrating 6 Years of
FEBRUARY | 2016